Te prefiero como amigo.

No puede haber negros esclavos sin amos blancos. No puede haber machismo sin que los hombre se beneficien de la discriminación de las mujeres. Aunque no sea su intención o aunque, tú, ser masculino que me lee, no tenga la culpa de nada. Es cierto que los roles de género también pesan a los hombres, que algo tendrá que ver esa insistencia en que no lloren con los índices de suicidios de tíos y que tampoco pueden comprarse camisetas rosas o apuntarse a ballet sin que les miren raro pero tienen mejores puestos laborales, viven más seguros y no soportan los niveles de presión estética o sobre su sexualidad que aguantamos nosotras. Ese “beneficio” se da al mismo tiempo que están continuamente relacionándose con nosotras. Nadie convive tan estrechamente con el colectivo discriminado como lo hacen los hombres con las mujeres. Son nuestros amigos, jefes, compañeros, amantes, hijos, maridos, novios. Un hombre puede morir sin tener que convivir estrechamente con un musulmán o un gay, pero tendrá que hacerlo sí o sí con mujeres. Yo quiero un feminismo que integre e incluya a los hombres. Pero es que quieras o no, no queda otro remedio. Y como no queda otro remedio y como creo que toda persona que no sea un mierda debe ser feminista necesitamos que hombres y mujeres sean aliados en el feminismo.

imagenes-para-hombres-enamorados-3

Sé lo irritante que puede llegar a ser considerarte feminista y exclamarlo. Tanto en la vida “real”  como en Internet. Tienes que soportar desde cuñadeces hasta directamente el insulto y el acoso. También estoy totalmente en contra de hacer de pedagoga de nadie (al menos, gratis). Hay bibliotecas públicas. Y existe Google. Yo no voy a perder el tiempo en hablarte de la Segunda Ola cuando sólo vienes a mi timeline a soltar la primera tontada que se te ocurra. No tengo ni tiempo ni paciencia. Pero no voy a tratar nunca a los hombres como enemigos, no voy a estar constantemente enfadada con ellos. Estoy totalmente dispuesta a debatir y escuchar a cualquier hombre inteligente que quiera aportar algo al feminismo. Lucharé como sea posible para que los hombres encuentren su hueco dentro del movimiento, para que nos apoyen y luchen con nosotras. Para que sean nuestros aliados.

Pero no podrán ser nuestros aliados sin su propia colaboración y apoyo. Y apoyo y colaboración no es encabezar una manifestación con un megáfono gritando “nosotras parimos, nosotras decidimos”, qué vas a parir tú, hijo mío, si tienes pene, PE NE. Tampoco es explicarle a una mujer lo que es machismo sin escuchar siquiera lo que ella tenga que decir. A lo mejor que ella tenga tetas, TE TAS, y tú, PE NE, adquiere un matiz importante a la hora de percibir el machismo. Tampoco es apoyo venir con cuñadeces cuando ella te está explicando la indefensión aprendida. De verdad, en la barra del bar Manolo se comen unos calamares de muerte pero no saben sobre violencia de género. No, las mujeres maltratadas no son tontas que aguantan ni los hombres son encarcelados masivamente por la palabra de una bruja ni machismo ni feminismo es lo mismo. Déjate de bobadas, cómete los calamares y escucha a las mujeres, o a las víctimas, por una puñetera vez en tu vida.

El apoyo y la colaboración de hombres y mujeres feministas se basa en escuchar, aprender y debatir. Desde el respeto y desde la igualdad. Se basa en querernos como amigos y luchar entre todos contra la discriminación. En dar y recibir. En enseñar y aprender. En una negociación entre iguales por el bien común. Sin una alianza común la igualdad es una quimera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: