Nada es machismo.

La edición de EL MUNDO de este pasado miércoles incluía una larga entrevista a Inés Arrimadas, candidata de Ciudadanos en Cataluña. En teoría, las declaraciones eran bastante interesantes en un momento clave de las relaciones entre España y Cataluña y tras los excelentes resultados conseguidos por el partido pero nada de eso atrajo la atención de nuestras  cada vez menos queridas e inflamables redes sociales sino la fotografía que acompañaba el texto interior. Los responsables de EL MUNDO se levantaron originales y artísticos y pensaron que una metáfora sobre que Inés era una simple marioneta en manos del divino líder, Albert Rivera, era lo más apropiado para la entrevista. Y no se les ocurrió otra cosa que, para sutilmente indicar dicho hecho al lector, cortar la cabeza de Arrimadas en la foto de manera que sólo salía su tronco (con el pecho, casualmente, en primer y destacado término) y atrás, en segundo plano, la foto del líder liderísimo. Ya la habrán visto hasta en Tegucigalpa pero la podéis ver aquí.

EL MUNDO explicó su intención a la hora de publicar dicha foto. Explicación que se puede leer en el anterior link. No dudo de las nobles intenciones del periódico. Suelo pensar, loca de mí, lo mejor antes de lo peor, pero a pesar de esas explicaciones a la gente, que se enfada por todo, le pareció un poco feo eso de cortar la cabeza a la entrevistada. Y dentro de la gente, las feministas, que entre denuncias falsas y castración de machos, nos aburrimos, nos pareció que la foto tenía un cariz machista desagradable. La objetificación sexual de la mujer es práctica habitual, no sólo en publicidad, también en toda la cultura popular. Y una de las herramientas para dicha cosificación es prescindir del rostro para despersonalizar a la mujer, convirtiéndola en un objeto para uso y disfrute. Del macho, claro. Aquí, aquí y aquí lo explican mejor que yo.

cosificacion-mujeres

No se trata de tener razón por ovarios. Nadie tiene razón porque sí. Es más, hay hechos que simplemente carecen de razón absoluta. Son opinables. En los anteriores links están los argumentos que explican porque yo creo que la foto tenía tufo machista. Las feministas no tenemos siempre la razón ni muchísimo menos. Las feministas nos quejamos como se queja todo el mundo. El tema es que nos quejamos del machismo en vez de hacerlo de temas fundamentales para la vida humana como la persecución de la prensa a Mourinho o lo que llueve en Madrid. Las feministas no pensamos todas lo mismo. Ni la Barbie, ni yo, ni menganita de turno son la líderes de nadie y el faro del feminismo. Hay muchas e interesantes opiniones y corrientes dentro del feminismo. La frivolización o la radicalización pueden afectar seriamente al movimiento e incluso alejarnos de mujeres que necesitan la lucha feminista más que nunca. Tú no puedes ir a mi barrio a hablar con las cajeras, las dependientas, tratándolas de alienadas por ser monógamas, por ejemplo., Sobre esto ya hablé aquí.

INES

Pero no tener razón en una tema o en una ocasión no invalida tu discurso general. No convierte ese discurso en equivocado. El problema es la sensación de que NUNCA, NADA ES MACHISMO, NUNCA. De que SIEMPRE estamos equivocadas. Lo de Arrimadas es una metáfora, el catcalling es falta de educación o “ej que son pesaos”, los insultos a mujeres por enseñar el pecho en Instagram tampoco es machismo, es casito, como casito es hacer un blog para ayudar contra los abusos sexuales y tener que acabar cerrando tu cuenta de Twitter. Todo esto verídico eh. Nada es machismo, todo se basa en que estamos locas, exageramos y somos un objeto de mofa y ridiculización. Machismo son sólo las mujeres asesinadas por su parejas o ex parejas, el violador del callejón (el amigo que te fuerza, no, eso es que tú querías y si no, no haber ido con él, guarra) y bueno, las cosas que hacen los moros allá lejos, que los españoles somos muy feministas que las mujeres van sin velo. Y como las mujeres asesinadas lo son por cuatro locos y un poquito porque se habían quedado con la casa, el niño, el coche, el perro, el Monopoly y el Plus, pues, nada, oye, que el machismo es de antes. Y de los moros. Y vivimos en nuestro mundo de piruleta y las feministas están locas. Para qué preguntar por qué se trata a una novia como objeto en un mundo constantemente bombardeado por imágenes y mensajes icónicos que cosifican mujeres, Para qué.

PD: ¿No os resulta familiar el “no es machismo, es mala educación” al “no es racismo, es que los gitanos no se integran”?

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: