La Gran Polla Blanca Heterosexual

Los hombres dominan la economía, la política, el deporte o Hollywood. . El mundo lo domina el hombre. Preferentemente blanco. Preferentemente heterosexual. El mundo gira alrededor de la Gran Polla Blanca Heterosexual. Es un hecho, el patriarcado existe y manda. NO es una opinión, NO es debatible, como no es debatible la gravedad o la eficacia de las vacunas. NO. Hechos ocasionales no marcan tendencia. Y la tendencia en este mundo es que ser hombre blanco heterosexual es una ventaja. Y no, hombre blanco heterosexual que me está leyendo, lee cuentos a sus hijas, dona dinero a Greenpeace y es una excelente persona, usted no tiene la culpa pero le parezca bien, regular o mal usted parte con ventaja respecto a otras personas en muchísimas situaciones.

Hace unos meses discutí sobre lo adecuado del termino privilegio para explicar porque en el patriarcado ser hombre es más ventajoso que ser mujer. Me dijeron, no sin razón, que los derechos no son privilegios y que si una mujer por el hecho de serlo ve menoscabados dichos derechos, no significa que el disfrute de ellos por parte del hombre sea un privilegio sino lo justo, justicia que le han arrebatado a la mujer. Puede ser. Por lo menos esto si es un tema para debatir.

Llamémoslo privilegio o ausencia de perjuicio, lo cierto es que un hombre no es discriminado por ser hombre igual que a mí no me discriminan por ser blanca y tampoco lo hacen por ser heterosexual. Todo esto viene a que tiene que ser guay ser tío. Lo digo en serio. No te insultan por follar, por mostrar tu cuerpo ni denigran tu sexualidad por llevar la contraria (que levante la mano la tía a la que no le han llamado puta por, yo qué sé, opinar distinto a uno en un foro de bricolaje), ganas más, no tienes que decidir entre familia y trabajo, nadie te mirará mal te cojas la baja por paternidad o no, puedes vestirte como quieras sin ser juzgado, te toman mucho más en serio hablando de fútbol (y te dejan ser lo groupie que quieras sin que te llamen mojacalzoncillos), puedes pasear de noche por callejones sin mirar atrás o pillar un taxi. Mola. No lo vayamos a negar. Además, tienen pene y el pene es una cosa que es estupenda toda ella.

Por todo esto me extraña, me deja perpleja, me flipa, me alucina, tronco, te lo juro, como molando ser tío, y como no sufriendo lo que tienen que sufrir mujeres, negros, gitanos, gays, etc hay tanto tío que lleva fatal que una mujer en Twitter con 1000, 5000 o 9000 seguidores se ponga a contar sus experiencias con el machismo. Algunas realmente desagradables. Ante esas confesiones, ante la visibilidad de la violencia machista, surgen como pequeños trolls gruñones multitud de hombres con el mismo idéntico argumentario:

-Not All Men

-Sois unas exageradas

-Lo vuestro no es feminismo, es hembrismo

-Yo no creo en machismo ni en feminismo, creo en la igualdad

-¿Y LOS HOMBRES QUÉ? (esto me lo imagino que lo hacen tecleando muy fuerte, con los puñitos apretados y sacando la lengua)

Y bla, bla,  y etc, etc. Por no hablar de los que directamente no te creen y punto en boca que su polla tiene la verdad absoluta o los que te insultan (no soy machista pero te llamo puta porque tengo unos cojones así de grandes). Lo primero que una piensa es que a pesar de que la mayor parte de nuestra cultura popular hace un masivo caso a las necesidades masculinas están desesperadamente faltos de casito. Que tienen que ser el muerto en el entierro y la novia en la boda, vaya.  Tú te pasas la vida haciendo el test de Bechdel, que no es la panacea pero te da una idea del ninguneo a lo femenino, y te cuesta encontrar pelis que lo cumplan y ellos no pueden soportar que una chica con 500 followers hablé del tío que la atizo y no de que a ellos les dejo una novia en la guardería.

Pero lo verdaderamente inquietante es cuando esa total falta de empatía, ese egoísmo, es griterío loco sin pararse a  escuchar un momento no es troleo, ni déficit de atención, ni simple tontería. Cuántos simplemente quieren que te callen, que nos callemos, para seguir actuando con impunidad. La violencia contra la mujer es sistemática y estructural. Muchas mujeres hemos sufrido algún episodio de violencia y acoso y esa violencia ha tenido que ser ejercida por alguien. Y quizá son todos esos troles de internet. Quizá los flames están llenos de potenciales maltratadores o acosadores que te insultan por internet y luego se van a recoger a la novia a la que acabarán poniendo un ojo morado. El monstruo vive al lado tuyo y tiene el aspecto que una persona. Otro día tenemos que abrir esa puerta. La puerta que dirige al monstruo. Es bastante probable que la tengas al lado.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: