Archivo para mayo, 2009

Usted

Posted in mis paranoias on mayo 17, 2009 by pintu1303

Usted estaba en aquel pacto en aquella playa. Fueron sus palabras las protagonistas de mi primer amor, del primer y gran hermoso recuerdo del amor. La banda sonora en esta estrofa del primer gran capítulo de mi vida. Y aun conservo ese trozo de papel, amarillento y añejo tras el paso del tiempo. Roto, escrito en un bolígrado semigastado como uno de esos tesoros personales que conservaré hasta el fin de mis dias. Usted estuvo cuando el miedo y la incertidumbre aparecieron y en cambio el destino giró ante lo más inesperado. Estuvo en el renacer de la ilusión y en las promesas hechas con el corazón. Usted estuvo también en las lágrimas, en los adioses y en el fondo de los corazones rotos. Usted y su “hagamos un trato”, usted y su “ausencia de Dios”, usted y su “táctica y estrategia”. ¿y ahora qué?. Ahora donde estará usted en los nuevos amores, en los labios desconocidos, la próxima vez que me enamore…Usted, poeta mio, me acaba de dejar húerfana.

No lo creo todavía
estás llegando a mi lado
y la noche es un puñado
de estrellas y de alegría

palpo gusto escucho y veo
tu rostro tu paso largo
tus manos y sin embargo
todavía no lo creo

tu regreso tiene tanto
que ver contigo y conmigo
que por cábala lo digo
y por las dudas lo canto

nadie nunca te reemplaza
y las cosas más triviales
se vuelven fundamentales
porque estás llegando a casa

sin embargo todavía
dudo de esta buena suerte
porque el cielo de tenerte
me parece fantasía

pero venís y es seguro
y venís con tu mirada
y por eso tu llegada
hace mágico el futuro

y aunque no siempre he entendido
mis culpas y mis fracasos
en cambio sé que en tus brazos
el mundo tiene sentido

y si beso la osadía
y el misterio de tus labios
no habrá dudas ni resabios
te querré más
todavía.

MARIO BENEDETTI. 1920-2009

Descanse en paz

Lucha de gigantes

Posted in Uncategorized on mayo 12, 2009 by pintu1303

Tengo poco más de 20 años. No tengo dinero, sólo tenemos una botella de whisky, un piso vacio y unas horas para compartir entre tú y yo. En la alfombra, te miro y sonrío, y hacemos de ese salón, de ese refugio resguardado del frio un paraiso en la tierra. Solo te tengo a ti y este amor que está naciendo. No necesito más para ser feliz, este suelo inhóspito y sus frías paredes me parecen imperturbables y siento que he llegado al lugar donde siempre quise estar. Repartiendo tus besos en cada centímetro de mi anatomía, quisiera que el tiempo se parara. Qué frágiles somos. Y a la vez, cuanto poder emana en dos cuerpos enlazados que se aman sin medida.

Y de fondo. Una lucha de gigantes. Descansa en paz Antonio.