Archivo para marzo, 2009

Si amaneciera

Posted in audiovisuales on marzo 26, 2009 by pintu1303

Ahora que mi voz se ha convertido
En apenas un suspiro
Debo descansar
Hoy que en la mitad de mi camino
La evidencia me ha vencido
Y me ha hecho llorar

Sé que el tiempo curará
Aunque nada siga igual
No me quiero resignar
No olvidaré

Yo que hasta el momento ignoraba
El punto en que se hallaba
Esa enfermedad
Siento que la vida es como un hilo
Que se corta de improviso
Y sin avisar

Y en la oscura habitación
Necesito oír tu voz
Ahora duermes junto a mí
Esperaré

Si amaneciera sin ti
Yo no sé qué sería de mí
Hoy la muerte me ha mostrado ya sus cartas
Y no entiendo la jugada
Trato de salir
No quiero admitir
Mi soledad

Duermo apenas cinco o seis minutos
Suficientes para hundirme
En la tempestad
Los demonios que hay bajo la cama
Esta noche no se callan
No me dejarán

El reloj marca las seis
Lo más duro es el final
Y la luz se posará
En el cristal

Huyo a veces pienso en otra cosa
Mi cerebro reacciona
No me deja en paz
Y de nuevo vuelve a sacudirme
Ese frío incontenible
Que es la realidad

El primer rayo de sol
Me iluminará el corazón
Te distingo junto a mí
Mi salvación

Si amaneciera sin ti
Yo no sé qué sería de mí
Hoy la muerte me ha mostrado ya sus cartas
Y no entiendo la jugada
Trato de salir
No quiero admitir
Mi soledad

Y en la oscura habitación
Necesito oír tu voz
Ahora duermes junto a mí
Esperaré

El primer rayo de sol
Me iluminará el corazón
Te distingo junto a mí
Mi salvación

Si amaneciera sin ti
Yo no sé qué sería de mí
Hoy la muerte me ha mostrado ya sus cartas
Y no entiendo la jugada
Trato de salir
No quiero admitir
Mi soledad

Thierry Henry. La ilusión y el esperpento.

Posted in Fútbol with tags , , , on marzo 24, 2009 by pintu1303

El fichaje de Thierry Henry fue uno de los que más ilusión generó entre la masa culé, en los últimos años. Imaginad la situación. El Barça habia buscado su fichaje desde hacía años, incluso cuando no era más que una joven promesa que comenzaba a destacar en el Mónaco ya se unía su nombre al del club catalán. A finales de la temporada 2005-2006 parecía hecho, pero después de perder la final de la Copa de Europa,  contra precisamente el Barça, el galo juró fidelidad al Arsenal y dijo que de allí no se movía. El amor eterno le duró un año y a pesar de los lloriqueos post París, llegó a Barcelona y fue recibido como un sueño hecho carne, piel y botines de futbolista. Hacía tan sólo unos días que Tamudo había provocado un paro cardiaco en el Camp Nou y el Barça perdía una liga, de una manera que todavía hoy muchos no logramos entender. Así que era natural que la gente se ilusionase con uno de los mejores delanteros de los últimos años. Los dos primeros años de Titi en Barcelona fueron horrendos, en medio de una casa de locos y del hundimiento apocalíptico de un Barça, el de Rijkaard y Ronaldinho, que parecía predestinado a marcar época y que, como los momentos más bellos de la vida, duro un instante y medio. Este año lleva 20 goles y 8 asistencias. Ya no es el que era, pero forma parte de la mejor tripleta de Europa, el Barcelona es favorito indiscutible en la Liga y la Copa del Rey y jugando como contra el Málaga el pasado domingo, la Copa de Europa es un poquito menos sueño y un poquito más realidad. Escribí un pequeño texto, allá por la época de su fichaje. Le comparé con Chivu, el defensa que, entonces, volvía loca a media Europa. Y hable de ilusión. Y tras los dos primeros aciagos años, me alegro muy mucho de que Henry esté haciendo las cosas bien. De que la ilusión haya ganado al esperpento.

Escrito el 6 de julio de 2007

LA ILUSIÓN Y EL ESPERPENTO

Entre 30.000 y 40.000 personas aclamaron a Thierry Henry, nuevo fichaje azulgrana, el día de su presentación. Era el final feliz para una historia de encuentros, desencuentros y coqueteos que arrancó hace cuatro años con la victoria en las elecciones del F.C. Barcelona de Joan Laporta. Titi Henry era el sueño casi imposible del presidente culé. Lo quiso hace cuatro años y a punto estuvo de tenerlo en el 2006, pero una final de Copa de Europa y un repentino arrepentimiento lo impidieron. Genera algunas dudas el fichaje del francés. Le quedan pocos años y su estado físico causa preocupación. Pero Henry viene a Barcelona dispuesto a triunfar a lo grande. Se marchó con cariño de Londres para vivir la ilusión de una Copa de Europa, de grandes títulos. El mejor jugador que jamás ha ganado un Balón de Oro tiene todavía hambre y sabe que este último reto es, sin duda, el más apasionante y difícil de su vida. De momento, y hasta que comience a rodar el balón, el Barça y sus aficionados contemplan con ilusión lo que puede ser el francés en el Camp Nou. Si sale bien, Henry será el perfecto galán para un teatro ávido de talento.

El otro protagonista de este verano está siendo Fernando Torres. Ha dejado el amor de su vida para intentar encandilar a una novia inglesa que vive en un estadio mítico y cuenta con una hinchada fiel, entregada y copropietaria de uno de los himnos más bellos del mundo del fútbol. Se va porque tiene todo el derecho del mundo a querer inscribir su nombre en el libro de grandes mitos del fútbol. Se va, después de hacer lo humanamente posible por el Atlético, al que quizá le vendrá bien dejar la dependencia por el delantero. Cuando Fernando pise por primera vez Anfield, gire y divise The Kop, sentirá en su estómago el hambre del ganador y la ilusión de un triunfador.

Thierry y Fernando no son hermanitas de la caridad, no se han ido gratis a Barcelona y a Liverpool. Cobrarán muy bien. Pero les mueve también la pasión, las ganas de convertir su nombre en leyenda y ganar títulos, muchos títulos. Ambos son los fichajes bomba de este verano. Nada indica que vaya a haber algún otro de ese calibre, salvo que de tanto ir el cántaro a la fuente, Calderón consiga a su añorado Kaká. Pero el culebrón del año, el folletín interminable, el fichaje que nunca se concreta, tiene nombre y apellidos: Cristian Chivu, central, de momento, de la Roma.Cristian es un buen central, algo tocado por las lesiones pero de aparente gran futuro. Tres grandes clubes le quieren. El Inter de Milán, que cuenta con un buen proyecto y que ha ganado de manera apabullante el Scudetto de este año. Ahora, el Inter deberá afrontar por enésima vez la asignatura europea que se le atraganta desde hace más de 40 años y que adquiere tintes dramáticos si se compara con el vecino de enfrente, el Milan, que se convierte en fijo de finales de Champions ante la desesperación de su eterno rival. Además, la serie A volverá a contar con una Juventus con poco dinero y arrastrando penas pasadas pero todos sabemos que la Vieja Dama cuando está herida, muestra más mal carácter y se torna más peligrosa. También suspira por el rumano el Real Madrid, campeón de Liga. Cuando uno juega en el Real Madrid, puede decir con orgullo que no puede aspirar a más. Que ha tocado techo, que defiende la camiseta del mejor club de la historia. Un club dispuesto a pagar los 18 millones que cuesta el central, según la Roma. El tercero en discordia es el Barcelona. Con un proyecto claro y definido que apuesta por el fútbol espectáculo. Cierto que el descalabro de este año es de los que duelen, pero con la mejor delantera jamás soñada en Can Barça, y si se corrigen vicios del pasado, todo parece indicar que a este Barcelona le queda mucha guerra que dar.

Tres históricos, tres equipazos, tres entregadas y exigentes aficiones, tres retos deportivos. Cualquier niño que esté jugando ahora en la calle, daría media vida para que alguna vez uno de esos tres clubes pensase en él. Pero a día de hoy, miércoles, 5 de julio, la última hora es que Chivu permanecerá en la Roma, porque ninguno de esos clubes pretende pagar la exagerada comisión de sus representantes ni el salario del jugador. Mientras Torres y Henry generan ilusión y esperanza, Chivu provoca desquiciamientos colectivos y aturdimiento compartido entre tres aficiones, que como dice el refrán, mal de muchos, consuelo de tontos. Y es que el fútbol es una locura ilusionante, como la de Henry y Fernando, no un esperpento desquiciante, amigo Cristian.

Y en eso estamos todavía

Posted in mis paranoias on marzo 15, 2009 by pintu1303

“Y en eso estamos todavía, queriendo ser dos, muertos de frío, muertos de miedo, buscando palabras”

Eduardo Galeano

Hay una puerta entreabierta tras la cual yaces tú. Y enfrente, inerme me situo yo muerta de frío, muerta de miedo, sin saber si quiere ser dos, si está destinada a  ser uno o si sólo puede ser tres. Muerta de frío, muerta de miedo, buscando palabras que decir. A diez minutos de tu cuerpo, tu alegría, la adolescencia eterna en la cual apareciste y ahora renaces exigiendo tu derecho a llenar mi alcoba, a pasear por mi mente y a trazar lineas oblicuas con tus suaves besos repartidos. Hay una cama caliente, en la cual yaces tu. Y a un cuerpo anhelante que me pertenece pero me domina. Hay unos brazos inocentes, felices, en los cuales yace mi esperanza. Y hay una niña consentida, y dulce que quiere sumergirse en tu piel y llorar hasta que el frio y el miedo se vayan, hasta que se encuentren las palabras. No me digas nada, simplemente acaricia mis cabellos, y dejame que me duerma en tu ombligo.

Tú eres agua por las mañanas,
tú eres luz en la montaña,
tú eres todos los sabores,
los jardines son tus caras
y tus brazos que me abrazan,
y tus brazos que me abrazan.

No te vayas de mis manos
aunque te mueras de frío,
porque cuando llegue el alba
no soportaré el rocío
(bis)

No soy más que un mar de dudas,
me convertiré en espuma,
y a veces te quiero tanto
que al rato ya no te aguanto.

Cuando voy para tu casa
cojo flores de la plaza,
las rojas para tu cuarto
y las verdes para mi alma.

No estoy bien en ningún sitio,
y nadie entiende lo que digo.
Yo preparo mi equipaje
y me adentro en tu ombligo
y me adentro en tu ombligo.

No te vayas de mis manos
aunque te mueras de frío,
porque cuando llegue el alba
no soportaré el rocío.
(bis)

No soy más que un mar de dudas,
me convertiré en espuma,
y a veces te quiero tanto
que al rato ya no te aguanto.
(bis)

Carlos Chaouen Tu Ombligo

El cuarto poder

Posted in Periodismo with tags , , , , on marzo 11, 2009 by pintu1303

Creo que no tenía mas de diez años cuando decidí ser periodista. La razón fue un poco banal, realmente. Me gustaba el fútbol y me gustaba Carrusel Deportivo.

Para una niña de diez años el trabajo de periodista entonces no significaba más que seguir al Barça y pasárselo tan bien como parecían pasarselo Paco González y compañìa. Con el paso del tiempo y a medida que me fui haciendo adulta descubrí que el periodismo era la profesión más bella del mundo por mil razones y que, quizás, la menos importante era echarse unas risas mientras ves un partido del Madrid. Dentro de esta profesión, siempre he sentido debilidad por los corresponsales de guerra y hoy, por casualidad, estaba leyendo el blog de Ramon Lobo , periodista que en 17 años de profesión ha estado en Irak, la antigua Yugoslavia, Palestina, Congo, Kenia, Ruanda, Filipinas, Nigeria, Guinea Conakry y un largo etcétera repleto de vivencias y excelente reporterismo. Ha publicados dos libros, uno de ellos, El Héroe Inexistente, lo lei en la Facultad y forma parte de esas lecturas que se te clavan en las entrañas y nunca olvidas.

Hoy leía en su blog un artículo aparecido en 2005 sobre Níger, que podeis leer aqui. Un artículo fascinante, del que me quedo con este párrafo:

“Naciones Unidas solicitó ayuda internacional urgente por valor de tres millones de dólares. Era febrero de 2005, pero casi nadie respondió; los donantes estaban concentrados en la catástrofe del tsunami asiático, donde habían muerto decenas de turistas occidentales. La tragedia africana, sin la presencia de cámaras, era un desastre de segunda. Seis meses después llegaron a Occidente las primeras imágenes de niños famélicos, y en 10 días, Níger, Malí y Burkina Faso recibieron más alimentos que en los ocho meses precedentes.”

A veces me preguntó porque estudie Periodismo, a veces me cabreo ante el sensacionalismo y amarillismo que domina esta profesión pero gracias a gente como Ramón Lobo me reconforto y me enorgullezco de mi título. Porque somos el cuarto poder, porque la decisión de mostrar o no una guerra en televisión puede provocar que Níger, Malí y Burkina Faso reciban más alimentos y se puedan salvar más vidas. El cuarto poder es un poder de doble cara, peligroso en manos de malos profesionales, injusto cuando se da más importancia a una guerra que a otra, cuando una muerte vale si en ese país hay petróleo o no, cuando una desgracia se magnifica si las víctimas son occidentales y se ignora si son negritos o amarillos. Pero en buenas manos, el periodismo puede hacer mucho por cambiar este mundo y esta sociedad. Este es el sueño que algunos perseguimos y que gracias a corresponsales como Lobo, creemos que se puede cumplir.

Esta noche

Posted in mis paranoias on marzo 5, 2009 by pintu1303

Ella estaba de espaldas, imprecisa, una vaga sombra de cabellos dorados y tibia espalda. El dedo de él recorrió la columna vertebral con la leve suavidad de un aleteo de mariposa, pero lo suficiente para que ella se girara y sonriéndole, le ofreciera su boca, húmeda y caliente como un verano infinito. Esos ojos eternos donde perderse para siempre le miraban fijos, impolutos.

-¿Me quieres?

-Si

-¿A veces piensas en ella?

-No

-Sé que la amabas.

-No como a ti.

“Porque hay muchas clases de amor y hay muchas clases de dolor, -pensó él-hay dolores infinitos que viven en tu alma como una nota monocorde, chirriantes como un piano desafinado. Hay dolores punzantes, momentáneos, que parten el alma y de los que queda siempre un rescoldo. Hay dolores sordos que no sabes cuanto pueden durar, que amenazan con matarte y sin embargo, convives con ellos cada segundo. Hay muchas clases de amor y muchas clases de dolor. A esa mujer la amaba con firmeza, apegado a su cuerpo como la raíz del árbol a la tierra. La amaba como se pierde un barco en el horizonte, con suavidad, lentitud y calma. La amaba como refugio de tormentas, como constante en una locura inconstante, como puerto para un náufrago, como el niño hambriento busca el pecho de su madre, con necesidad, con famélica necesidad. Era el resorte que bombeaba mi sangre, el enlace de mis huesos, la tierra firme de mis pies. Era una catedral eterna, leal y vigilante. Y a ti te amo a ratos, como un gato arisco que te araña y al rato, ronronea bajo tus pies. A ti te amo como una canción in crescendo, de apenas tres minutos de notas altas, bajas, de melodía cambiante. A ti te amo porque sacudes mi lecho, porque rompes mis entrañas, porque te lloro a solas en tus ausencias. Te amo con dolor punzante, sordo e infinito. A ella la amare toda mi vida. A ti te amaré esta noche. Hay muchas clases de amor, porque hay muchas vidas que se viven en una sola”

“Pero, francamente- pensó-, hay cosas que es mejor no decir”. Y simplemente…se limito a besarla.

El invitado imaginario

Posted in mis paranoias on marzo 2, 2009 by pintu1303

Hoy he vuelto a la playa donde te imagine por vez primera a preguntarle al agua si tus labios saben igual que cuando yo les trazaba en la arena. Hoy en la tierra donde soñe contigo por vez primera he preguntado si tus ojos contienen las respuestas que aquella tarde de invierno buscaba. Hoy, sintiendo la cortante frialdad de la brisa, he llorado por última vez para borrar la sonrisa que nacio de mi mente el día que empezó este laberinto.

Y las hojas, y la naturaleza muerta, y las cenizas de este fuego, las palabras no dichas que jamás verán la luz me hablan de un invitado imaginario. Secando mis párpados, tragándome el último rescoldo de esta pena, vuelvo a ser la niña mágica de antes soñando con el nácar de una nueva piel, imaginando un nuevo destino, renaciendo cual ave fenix para asomarme a una nueva vida, donde lo mejor está por llegar.