Muerete París

Si alguna vez uno de los dos muere, dijo la mujer al marido, yo me trasladaré a París.

SIGMUND FREUD

Muérete París. De lenta agonía, además. Desaparece con tu lluvia de otoño, que ni siquiera apareció. Que se borren tus grandes boulevards. Que se derrumbe tu torre, espejo de tu nombre en el mundo. Que se mueran los puentes del Sena y el agua plateada donde mi sonrisa se reflejaba. Que se pierdan en el olvido las gárgolas y la Libertad guiando al pueblo. Que cierren los cafés de los poetas malditos. Que se queden vacíos los pasillos del Louvre donde la luz era felicidad. Que esa cama se quede huérfana de besos. Que esa parada de metro se oscurezca en la decrepitud de los siglos. Que Versalles sea un recuerdo del que no se acuerde nadie. Que en el Lido nadie vuelva a bailar, ni a reír, ni a ser feliz. Muérete París. Porque una vez te ame y otra te olvidé. No quiero que seas de nadie más. No quiero que sigas viviendo. Aunque ya no sienta nada por ti. Aunque sea demasiada imperfecta para ti. Es lo mejor para ti. Perdóname alguna vez, perdona por no haberte dado el amor vicevérsico que te merecías. Yo seguiré buscando mi redención, por aquella promesa en las Tullerías que nunca pude cumplir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: